Cuarta jornada Rugby Championship

portada-4Cuarta jornada del campeonato y último cruce inédito en este año, con unos All Blacks invictos que recibían a una tocada Sudáfrica y una Argentina que viajaba a tierras Australianas antes de afrontar las dos últimas jornadas como locales. Los neozelandeses, líderes, se jugaban alzarse como campeones a falta de dos jornadas, mientras que los otros tres equipos aún pugnan por los puestos restantes.

www.timeslive.co.za

www.timeslive.co.za

El primer partido de la jornada llevaba a los Springboks a tierras kiwis. Tras empezar el campeonato venciendo a Argentina los sudafricanos venían de perder contra los Pumas en el partido de vuelta y contra los Wallabies en la jornada anterior, por lo que querían mejorar la imagen contra unos All Blacks que se estaban mostrando intratables en este campeonato. Los Springboks anotaron el primer ensayo del partido en apenas 20 minutos, mostrando un juego mucho mejor del que habían desplegado en jornadas anteriores. Sin embargo los All Blacks tardaron poco en dar la vuelta al marcador, a pesar de lo cual los sudafricanos supieron mantenerse dentro del partido durante la primera parte del encuentro. Pero en la segunda parte los neozelandeses pusieron en marcha la maquinaria y volvieron a arrollar, como llevan haciendo todo el campeonato, a sus rivales. Un gran partido de la selección de Nueva Zelanda frente a una Sudáfrica que sin duda ha mostrado mejor imagen que en los partidos anteriores.

www.theguardian.com

www.theguardian.com

El segundo partido trasladaba a los Pumas hasta Australia en un partido en el que se decidiría quien ocuparía la segunda plaza del torneo hasta la próxima jornada. Ambos equipos con dos derrotas y una victoria hacían que el partido se planteara bastante igualado. Sin embargo los argentinos salieron al partido 15 minutos tarde y se encontraron con que en ese tiempo los Wallabies ya habían anotado 3 ensayos. Aún así los Pumas no se vinieron abajo y trataron por todos los medios de dar la vuelta al marcador, aunque las constantes acometidas no lograban fracturar la defensa australiana que se mostraba firme una y otra vez, aunque su poca disciplina permitió que los visitantes se acercaran poco a poco en el marcador. A Argentina le faltó finalizar y le sobró un cuarto de hora. Por lo demás vuelve a demostrar que se a convertido en un equipo a tener en cuenta a nivel internacional que puede plantar cara a cualquiera. Por su parte Australia suma su segunda victoria en el torneo y continua mejorando su juego tras haber sido apaleada por Nueva Zelanda en los dos primeros encuentros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *